Seleccionar página
Logo PORFILIO ARTES VISUALES PNG

Iluminar como Rembrandt

por | Feb 11, 2021 | Análisis, Arte, Iluminación, Pintura Clásica | 0 Comentarios

Pero… ¿Quién es Rembrandt?

Rembrandt Harmenszoon van Rijn, más conocido como Rembrandt, nacido en Leiden, Países Bajos en 1606, fue el pintor neerlandés considerado gran maestro del Barroco.

Se formó con maestros de su època como Jacob van Swanenburgh, de quien aprendió técnicas de pintura y el cómo iluminar objetos. De Pieter Lastman aprendió a introducir elementos bíblicos en sus obras..

Salvando muchas distancias -y hablando exclusivamente del aspecto visual- el estilo de Rembrandt tiene cierto parecido al de Caravaggio. Por ejemplo, veo similitudes en el estilo en su obra “La guardia nocturna” (o también “El regreso del hijo pródigo”) de Rembrandt con “Los discípulos de Emaús”  (o también “La decapitación de San Juan Bautista”) de Caravaggio. Por supuesto que la temática de cada uno es diferente, pero sí que hacen un uso parecido en cuanto al uso de los claro-oscuros, paleta de color y composición visual a través de la luz.

La luz de Rembrandt

Pero si algo nos interesa de Rembrandt es la forma de iluminar sus retratos, especialmente sus autorretratos. Bueno, y lo que no son retratos. De hecho, en mi opinión, su obra “La tormenta en el mar de Galilea” es su mejor trabajo, especialmente por el uso de la luz y del color. Por supuesto sin despreciar nunca la también magistral puesta en escena y la composición estética y visual de la obra.

Pero este gran pintor ha pasado a la primera plana del mundo de la fotografía por su manera peculiar de iluminar los retratos. En principio, su luz no tiene mucho secreto, o eso es lo que parece. Pero tiene algo que lo hace característico, y eso es lo que consigue que no sea tan fácil de hacer en la práctica.

Rembrandt usa una sola luz para iluminar, es una luz que siempre suele estar situada en el mismo lugar. Es decir que está colocada con el mismo ángulo de incidencia y posición con respecto a la persona retratada. No es una luz que provenga de una ventana, más bién sería una fuente de luz artificial. Una luz por cierto indefinida. Podemos imaginar que sea una bombilla o farol de la época en la que Rembrandt hacía esos retratos.

Análisis fotográfico de el videojuego Inside

La tormenta en el mar de Galilea

Análisis fotográfico de el videojuego Inside

Autorretrato

Lo que hace diferente a Rembrandt en su forma de iluminar es que crea un pequeño triángulo de luz que se forma debajo del ojo de la parte de la cara menos iluminada. Ese triángulo depende mucho de la nariz, que es quien genera la sombra que forma ese triángulo. Triángulo que solo se puede conseguir situando la luz en una posición y ángulo concreto. Aunque hay algo de margen, la luz se ha de situar siguiendo un esquema.

Rembrandt sitúa la luz a un lado del personaje a retratar. Suele ser a la parte izquierda del punto de vista de la fotografia o cuadro.  Sitúa esa luz a 45 grados de la cámara/ojo y coloca al personaje girado hacia esa luz 25º con respecto a la camara/ojo. De manera que -resumiendo- la luz queda a 25º con respecto a la persona retratada, y la persona queda girada otros 25º con respecto a la cámara o posición del pintor. Estos ángulos pueden variar dependiendo de la fisonomía de la persona retratada, ya que la sombra de la nariz dependerá, de eso, de la forma y tamaño de la nariz.

En cuanto a la altura de esa luz, suele estar a 45º con respecto a la persona retratada. De manera que la luz (según la persona) entra en los ojos y estos no quedan en una sombra creada habitualmente por la parte superior del ojo (cejas). Así pues, iluminando como Rembrandt, creamos una atmósfera dramática enfatizada en la mirada de la persona retratada. Porque esta luz, ilumina media cara, dando mucho contraste y narrativa a la foto o pintura. Y gracias al triángulo de luz característico de Rembrandt, el dramatismo aumenta al tener los dos ojos iluminados, aun teniendo una parte de la cara a oscuras.

Iluminar como Rembrandt

Esquema habitual para iluminar como Rembrandt

Si usamos solo una luz, y fotografíamos, rodamos, grabamos o pintamos en una sala o lugar oscuro, tendremos mucho contraste. Habrá luz a un lado del personaje retratado, y oscuridad casi total al otro lado de la cara. Eso puede ser muy interesante, pero si no es algo deseado, se puede añadir un reflector o stico blanco para rebotar la luz sobrante de la luz principal, y así compensar el otro lado del rostro.
El siguiente esquema de luces -que he extraído de la web Seattle university– se aprecia cómo se ha de situar cada elemento para lograr una iluminación del estilo de retrato usada por Rembrandt. Puedes añadir el reflector a 45º del sujeto pero en el lado opuesto a la luz.
Análisis fotográfico de el videojuego Inside
El resultado debe de ser algo parecido al autorretrato que acompaña este texto. Una luz que ilumina una parte del rostro por completo, y aporta un golpecito de luz que cae sobre la zona del ojo de la parte contraria, la parte oscura. La fuente de luz puede ser una luz  cálida y difusa de tamaño medio.
De esta manera el retrato consigue transmitir un dramatísmo que no se conseguiría sin el “efecto” Rembrandt.
Análisis fotográfico de el videojuego Inside

Autorretrato

¿Quieres ver más contenido?

No olvides visitar el resto de la web

Porfilio - Fotografía de Autor
Retrato Fotográfico Pictórico
FOTOGRAFIA DE PRODUCTO

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Más contenido relacionado

La fotografía de Ciudadano Kane

La fotografía de Ciudadano Kane

Sin duda alguna la fotografía de Ciudadano Kane marcó un antes y un después en el arte de la cinematografía. Es imprescindible.